Torás en la película “Sierra de Teruel” año 1939.

Película mítica, filmada por André Malraux en plena guerra civil española, sufragada por el gobierno republicano de la nación, y rodada en la provincia de Barcelona cuando las tropas franquistas estaban pisando los talones a la España republicana y posteriormente terminada de rodar en Francia cuando las condiciones en España eran insostenibles para continuar con el proyecto. En la trama del film hay una secuencia que a continuación detallaré, donde el pueblo de Torás tiene un especial protagonismo ya que la acción se desarrolla en la ficción, en el ayuntamiento de la población cuando el republicano Comandante Peña entra en el mismo en busca de coches para poder iluminar un aeródromo republicano, ya que adolecía de alumbrado y acuciaba tener que poner coches a lo largo de la pista de aterrizaje para que los aviones pudiesen despegar y aterrizar en periodo nocturno. Aunque la película no lo indica expresamente, es conocido que en las cercanas poblaciones de El Toro y Barracas existieron sendos aeródromos republicanos que sirvieron de apoyo a la batalla del Frente de Teruel.

ESPOIR+RESUMENEl 20 de julio de 1938 comenzaba en los estudios de Montjuich (Barcelona) el rodaje de Sierra de Teruel, intento de llevar a la pantalla el episodio vivido en Valdelinares. Un bombardero fue derribado durante la contienda, y los civiles que lo presenciaron acudieron a ayudar a descender a los heridos. El espectáculo de solidaridad y respeto impresionó a Malraux, que se inspiró para escribir su libro L’Espoir, que se publicaba en prensa por fascículos, y trata temas arraigados en la cultura española, como la muerte, la fraternidad, el destino trágico, y el compromiso político. Cuando Malraux acude a los Estados Unidos como representante de la República para recaudar fondos para hospitales y propaganda le ofrecen la posibilidad de tener a su servicio 1800 salas de cine. Nace entonces la idea de adaptar la idea del libro para realizar una película que se proyectaría en salas de todo el mundo para conseguir adeptos a la causa republicana.
El Gobierno Republicano respaldó económicamente el proyecto, en el que participó Max Aub traduciendo el guion, aportando ideas y facilitando la dirección, ya que la mayoría del equipo hablaba español. No todo el reparto estaba formado por actores profesionales. Muchos fueron los esfuerzos durante el rodaje, no solamente económicos, sino condicionados por unas precarias condiciones de guerra, con cortes de luz, bombarderos y demás penurias. Ambientada en Teruel y el Alto Palancia, los exteriores corresponden a Cataluña, ya que Teruel y el Alto Palancia estaban demasiado próximos a las líneas enemigas. Sin embargo el rodaje se vio interrumpido por el avance de la guerra cuando aún faltaba rodar 11 de las 39 secuencias previstas. El equipo se trasladó a Francia y allí se rodaron en estudio escenas de transición para poder enhebrar las secuencias grabadas.
La primera copia de la película está lista en julio de 1939, pero entonces la contienda ya está perdida y la película ha perdido su funcionalidad, la de implicar al mundo en la lucha a favor de la República. Se presentó al gobierno republicano en el exilio en un cine de los Campos Elíseos de París pocos días antes de la declaración de la Segunda Guerra Mundial. Se proyectó dos veces en París y en pases privados, pero el Gobierno de Franco presionó a la diplomacia francesa en Madrid (al entonces embajador de Francia en Madrid, Philippe Petain) hasta que la censura prohibió su exhibición pública. Durante la Segunda Guerra Mundial se destruyeron todas las copias que se encontraron, por lo que se llegó a pensar que la película se había perdido para siempre, hasta que se descubrió una bobina etiquetada con un nombre que no correspondía al título. Se hicieron copias y se estrenó el año 1945, presentándola como un filme francés. En España no se vio hasta 1977.
Es una película española, como hizo notar Max Aub, a pesar de que no se indicara así en los títulos de crédito y de que se cambiara el nombre de Sierra de Teruel por el de Espoir, en referencia a la obra de la que parte, L’Espoir. La relación entre la obra literaria y la fílmica es tanto una adaptación como no lo es, ya que algunos elementos se concibieron exclusivamente para la película, surgieron directamente de la inspiración del autor y de Max Aub durante el rodaje.
La impronta de Max Aub en la película es innegable, ya que dicho escritor era gran conocedor de nuestra comarca, no en balde antes de la contienda, fijó su residencia de verano en la próxima localidad de Viver de las Aguas, a la cual dedicó un magnifico libro. Por esto no es de extrañar que en la película salgan tantos pueblos y topónimos que son conocidos para los habitantes del Alto Palancia, y como no podía ser de otra manera la Fundación que lleva su nombre se encuentra en Segorbe.

_wsb_226x235_ESPOIR+COMPLETAEn septiembre de 1987, la Filmoteca Valenciana editó un monográfico sobre la película que corresponde al nº 3 de la revista Archivos de la Filmoteca, gracias al cual hemos podido tener acceso al guión original del film y el cual pasamos a trascribir en la parte que nos atañe:

Situados en el frente de Teruel en plena Guerra Civil, el ejército republicano, necesitaba faros para el despegue de sus aviones, con el fin de encuadrar el campo de aterrizaje. Se inicia pues la acción, comentando el Comandante Peña:

“Vámonos a pescar coches por los pueblos”.

A continuación tienen lugar las secuencias XXXI y XXXII, en ellas el citado Comandante y Attignies, italiano nombrado por Peña Comisario político aunque su padre “es uno de los prohombres fascistas” en su país, visitan varios ayuntamientos con el propósito de solicitar coches -por la necesidad de los faros-, al Comité del pueblo.
En la secuencia XXXI. se visita el primer
ayuntamiento y acaba la escena indicándoles el
delegado del mencionado organismo:

“Se hará lo que se pueda. Tres (coches) te los
prometo desde ahora. y si es posible más. Tenemos que
asegurar el abastecimiento. Mira si tú puedes
componértelas con los otros pueblos”.

Los anteriores personajes siguen. en la noche visitando ayuntamientos

Secuencia XXXII
en uno de los Comités visitados se produce el siguiente diálogo:

PIano 10.-

DELEGADO 1: Si te entiendo muy bien, pero
prometer es prometer. Y no puedo. Como los otros: se
hará lo que se pueda.

PEÑA: Tres coches.
DELEGADO 2: Uno.
PEÑA: (Mira el reloj y levanta la cabeza). Sois
los últimos que podemos ver.
DELEGADO 1:Se hará lo que se pueda.

Plano 11.-

ANTTIGNIES: ¿Cuántos tenemos?.
PEÑA: De verdad, cinco, esperemos que habrá
más.
Se produce en el pIano 11, el momento cumbre que aquí relato: el Comandante Peña revisa un bloc de notas donde aparecen anotadas y tachadas las poblaciones de Chiva, Barracas, Jérica, El Toro, Rubielos y Manzanera, las seis que llevan visitadas; pero aparecen en el cuaderno también escritas y sin tachar Caudiel, Viver, Torás y Camarena, siendo en Torás, donde el Comandante Peña coloca una raya encima, indicando que es esa población la que acaba de visitar.

Para las personas que estén interesadas en profundizar en el tema y visionar la película completa, o un resumen muy estudiado con las escenas más significativas incluyendo la que atañe a Torás, realizado por nuestro colaborador Javier Pastor Segura, les invito a que hagan clic sobre el enlace correspondiente.

A modo de epílogo dejo aquí las palabras que le dedicó a la película, el gran escritor Max Aub:

“No es un documental sino un documento. Un homenaje del pueblo español a tantos venidos de cien partes del mundo para defenderlo y, espejo de lo mismo, un homenaje de estos al pueblo español, defensor entonces de su honra y su libertad”

Francisco M. Miras Alcaide, Octubre 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *